Costa del Alentejo Portugues

13 diciembre, 2017

Nos encontramos en el Alentejo, en la  costa oeste. El océano nos acompaña entre escarpados acantilados, playas que parecen inaccesibles y de las sorpresas que la naturaleza nos regala, como las flores del campo y el aroma de la hierba con el frescor de la mañana.

En esta parte del Alentejo se encuentra la Ruta vicentina.  Un gran sendero que se desarrolla a lo largo de un total aproximado de 400 kilómetros de una de las zonas costeras más bellas y mejor conservadas de Europa, está formada por dos recorridos principales y ocho circulares, y nos sorprende por la diversidad de paisajes. 
  

El sendero de los pesacadores (trilho dos pescadores) transcurre siempre junto al mar por caminos de acceso a playas y embarcaciones, a lo largo de 120 km, entre  Porto Covo y Odeceixe. Es un recorrido exclusivamente pedestre,  que se divide en cuatro etapas y cinco recorridos complementarios.

La ruta al ser bastante accesible desde cualquier aparcamiento de los que encontramos en la carretera la podemos hacer a nuestra medida, está la posibilidad de hacer toda la ruta caminando a lo largo de varios días, está opción requiere otra planificación más específica que podéis consultar aquí;  Rota Vicentina, pero en nuestro caso al ir con la furgoneta íbamos a hacer pequeños recorridos por el alentejo.

En este viaje sólo veremos una parte del Alentejo. Me gusta viajar de una manera tranquila, parando y disfrutando lo que nos pida el cuerpo, podemos quedarnos sin ver lugares, es cierto, pero las prisas las hemos dejado atrás y cada vez tengo más claro que así voy a seguir viajando.

Porto Covo

Sigue siendo la simpática población de pescadores, de pequeñas casas blancas, que fue recuperada por el Marqués de Pombal después del terremoto de 1755.

La visita vale la pena por las bellas playas escarpadas y escondidas que se encuentran a lo largo de la costa. Durante el verano muchos visitantes acuden a esta zona para recuperar fuerzas, encontrando una calma y una tranquilidad perdidas en el tiempo.

A unos 250 metros, ya en el mar frente a Porto Covo, se avista la isla abandonada de Pessegueiro, fuente de inspiración para los más poéticos. Allí se encontrarán huellas de la ocupación cartaginesa durante el s.III a.C. y de la ocupación romana, especialmente tanques de salazón de pescado, pero la tradición y el imaginario nos hablan de un refugio de piratas a lo largo de los siglos.

Actualmente, pueden verse ruinas de un fuerte construido en el s.XVII que, junto con una fortaleza gemela en Porto Covo, defendían esta parte de la costa. Los más valientes, pueden intentar ir hasta la isla, pero con cuidado, pues no existen visitas organizadas.

Vila Nova de Milfontes

En la Desembocadura del Río Mira, esta simpática población del alentejo debe mucho de su desarrollo al turismo creciente de los últimos años. Las tranquilas y bonitas playas de la Costa del Cabo de San Vicente son muy visitadas porque aún mantienen sus características naturales y porque tienen excelentes condiciones para la prática de deportes náuticos.

En el patrimonio edificado, en el centro histórico, destaca la Fortaleza, construida entre 1599 y 1602 para defensa contra los ataques de piratería, la Iglesia Madre y el Faro del Cabo Sardão, construido a principios de siglo.

Playas de Vila Nova de Milfontes

 La praia das Furnas en la orilla izquierda y la praia da Franquia en la orilla derecha. Desde ésta última, por un pequeño sendero de cemento, es posible llegar hasta la Praia do Farol, la playa que rodea al saliente que preside el faro de Vila Nova de Milfontes.

 Zambujeira do Mar

Excelente mirador sobre la playa, Zambujeira do Mar es una pequeña población de pescadores donde aún se consigue sentir la calma y la tranquilidad.

Las bonitas playas son uno de los principales motivos de atracción para los muchos visitantes que aquí llegan, sobre todo durante el verano, debido a sus condiciones naturales todavía conservadas e idóneas para la práctica de deportes náuticos.

El turismo en la naturaleza y el deporte son las bazas más fuertes de esta región integrada en el Parque Natural del Sudoeste Alentejano y de la Costa Vicentina.

Playa de Zambujeira do Mar / Praia da Zambujeira do Mar

Es arriesgado decir que una playa tan salvaje como la praia da Zambujeira do Mar es una playa urbana, pero técnicamente, casi lo es. Decimos “casi” porque desde el centro del pueblo, de modo similar a Arrifana, hay que descender en picado hasta la playa, mediante una larga cuesta primero, y una empinada escalera después. Todo, bajo la mirada de unos acantilados en continuo retroceso, con desprendimientos a la orden del día.

 Dos trechos de arena, separados por caprichosos afloramientos de rocas, conforman esta preciosa y frecuentada playa.

 Para los intrépidos y curiosos, atención a la zona de rocas de la parque izquierda. Una pequeña trepada por unas láminas de roca lisas y verticales permiten obtener unas fotografías panorámicas de postal, así como entrever rincones de ensueño, sólo accesibles con marea muy-muy baja,  “al otro lado”.

 

Me queda una sensación de querer más, de volver pronto  al Alentejo Portugués, disfrutar y sentir más de su gran naturaleza, de los acantilados, playas y senderos, he realizado parte de ellos, poco, pero lo suficiente para quedarme con ganas, por conocer más de este lugar, he visto muchos viajeros en su caravanas o sus furgonetas camper que hacen de este viaje un lugar ideal para los que vemos la  vida de  otra manera, los que damos más prioridad al entorno que a la supuesta comodidad. Miro atrás con alegría, todavía hay naturaleza en estado puro.

 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!