El valle del Río Moros

28 mayo, 2018

Nos encontramos en el Parque Nacional del Guadarrama, el valle del río Moros es  para mí uno de los parajes más bonitos y solitarios de la sierra. Se encuentra entre la cuerda de la  Mujer Muerta y la Sierra del Quintanar con sus conocidos cerros Minguete y del Montón de Trigo y al otro lado, por La Peñota y Peña del Águila.

El valle del Río Moros se prolonga en dirección Noreste-Suroeste durante una decena de kilómetros hasta La Panera, área recreativa muy concurrida los meses de verano y puentes, en el que te pueden cobrar 5€ por vehículo aunque sólo vayas a caminar.

Los pinares del valle del  río Moros son una de las manchas forestales más importantes de la sierra del Guadarrama, como las de Valsaín, Fuenfría y el Alto Lozoya.

Todas ellas componen un único y enorme bosque, al estar unido su arbolado a través de los puertos de Marichiva (que une este río Moros con Fuenfría), Fuenfría con Valsaín y de los Cotos, Valsaín con los del Lozoya, Siendo los pinos de Valsaín, el más representante.

 

Una buena explotación forestal de las que se valen una serie de pistas recorren todo el valle hasta su cabecera. Asfaltadas en parte, otras de grava y muchas de tierra constituyen por su comodidad y trazado el camino más recomendable para recorrer estos parajes.

Todo el camino se realiza por zonas cortadas al tráfico de vehículos, menos los que son propios del parque o de vigilancia. Se quiere evitar, el alto riesgo de incendios en una zona con un alto valor forestal.

Una vez alcanzada la barrera, situada al final del área recreativa y junto al puente de La Panera, comienza la caminata que lleva hasta el corazón del valle, marcha la pista dejando siempre a la  derecha el río Moros,  vemos unas casetas en ruinas al otro lado del río. Enseguida vemos un pista a la derecha, cruza el Moros por el puente Negro y que será por donde regresemos, recorriendo todo  el fondo del valle.

A nuestra izquierda vemos el refugio del Puente Negro, se alza entre los pinos pegado a  la pista. Caminamos sin ganar altura apenas, nos adentramos  hacia el interior del pinar, después de unos 30 minutos veremos  los refugios de Fuente de los Gujos, un poco más adelante  El Raso y, finalmente las Tabladillas.

A partir de este último, tendremos el desnivel más importante de la jornada. Una vez superada esta cuesta vemos un camino que se abre a mano derecha. Ya estamos en el embalse de las Tabladillas, también conocido como del Tejo.

Hasta aquí hemos recorrido unos seis kilómetros. Nosotros en vez de seguir la pista por la que veníamos, cruzamos el embalse, primero vemos su peculiar desagüe, continuamos al final y tomamos el camino de la izquierda hasta su final, dónde en el embalse se nutre de las aguas del río, a la derecha una senda poco marcada y a la que hay que seguir con nuestra intuición y salvando un desnivel con bastante pendiente llegaremos a la pista por donde iniciaremos el regreso.

Sin perder altura apenas, seguimos el camino hasta alcanzar el refugio de La Vaqueriza, al pie de la Peña del Águila.

Dese este refugio la empieza un suave descenso hacia la majada Holgada, punto donde empalma con una pista más importante, que está asfaltada. Ha de ser tomada a la derecha para, a través de las lomas de la Cacera, descender hasta alcanzar el río Moros a la altura del Puente Negro y desde allí,  volvemos a La Panera.

Relájate, toma el tiempo necesario, abre bien los ojos y disfruta, que de eso se trata y como escuche por ahí, busca la belleza que es realmente lo único que merece la pena.

3 comments

Francesca 1 junio, 2018 - 11:54 am

Bellisimo posto e stupende fotografie.Complimenti!

Reply
Gabriel 7 junio, 2018 - 2:06 pm

Me encantan la fotos …y esos paisajes invitan a conocerlos!

Reply
Fabiana 9 junio, 2018 - 6:32 pm

Muy lindas fotos y el lugar magico!!

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!