Otoño en Somiedo

12 octubre, 2016
El Parque Natural de Somiedo es un lugar excepcional y protegido que representa lo más puro de la naturaleza y etnografía asturiana, declarado reserva de la biosfera por la UNESCO en el año 2.000.

Hoy te contamos como llegar a la Braña de Mumián desde Coto a través del Hayedo de la Enramada. Estamos en el Parque Natural de Somiedo (Asturias)

Ya hemos hecho alguna visita a la Braña de Mumián, pero esta vez subir a la Braña era la escusa perfecta para adentrarnos, paseando por el hayedo de la Enramada en Somiedo, a través del camino marcado como PR-AS-11 partiendo de Coto y ver todo el colorido otoñal.

Aunque yo ya tenía ganas de ver este hayedo por dentro, el hecho de nos confirman que hay algún oso merodeando dentro del bosque no terminaba de animar a mi mujer, pero bueno, siempre hay ese día que uno se anima a ir, o la animan mejor dicho, creo que este empujón mío fuel el definitivo.

La ruta la empezamos en Coto de Buenamadre, para continuar por el Hayedo de la Enramada hasta la Braña de Mumián.

Hay que ir y volver por el mismo camino. Está prohibido abandonar éste, aunque está la posibilidad de ir luego hasta el LLamardal, otra aldea al lado de la montaña, localidad del concejo de Somiedo y perteneciente a la parroquia de Gúa. Está situada a una altitud de 1375m. En la actualidad cuenta con una población aproximada de 13 personas y 3 viviendas.

Encontrar el camino una vez en el pueblo no tiene complicación. Hay que ir al pico del pueblo como dicen por aquí. Es decir al final del pueblo, subimos por cualquier calle hasta el pico del pueblo pues todas las calles llevan a él. Allí mismo sale el camino que nos subirá hasta Mumián.

Por el hayedo de la Enramada, el otoño apenas empezaba asomar, pero el bosque lucía todo su esplendor en el tono verde, amarillo y rojos, caminas por una pista de tierra, fácil, a veces oscura debido al espesura del bosque, ves hayas de cientos de años, de diferentes formas, emblemáticas algunas, como la que hace que te  puedas sentar dentro de ella y puedas ejercer de duende o Trasgu.

El trasgu es el duende hogareño de la mitología asturiana. Según aquellos que lo han visto, suele llevar puesto un blusón de paño rojo, así como un gorro del mismo color; tiene forma de hombrecillo arrugado, delgado y feúcho, con las manos inusualmente alargadas, una de las cuales presenta un agujero en medio de la palma. A pesar de cojear un poco se mueve con extraordinaria agilidad entre los pucheros de la cocina (su lugar favorito, junto al desván). Unos ojos vivaces delatan su carácter juguetón.

Seguimos caminando, no vemos a nadie, en un momento dado observo un caca en el camino, diferente, con frutos rojos y muy grande, en ese momento pensé en el oso, así que mejor no decir nada a mi mujer, luego a la vuelta ella o yo, no me acuerdo la vio e hicimos alguna foto y efectivamente, al mostrar la foto a lugareños y amigos  nos confirmaron que eran de oso, en estas fechas es probable que se acerque a zonas pobladas, porque los animales salen a comer del bosque los frutos que dan varias matas arbustivas que están en canchales de piedra, masas arbustivas y demás, como pueden ser los escuernacabras o pudios (Rhamnus alpina), arraclanes (Frangula alnus), arándanos, grosellas.

Tras un buen rato caminando, unas dos horas, con numerosas paradas a tomar fotos, llegamos a la Braña de Mumián. Una de las mejores conservadas de Somiedo. La cabaña de teito tiene el tejado de cubierta vegetal y las paredes de piedra, con planta cuadrada o rectangular. Es un tipo de caseta ganadera, típica de Somiedo, y que es una de las estrellas y singularidades de su exhuberantes paisajes.

 

 

En realidad «teito» proviene de «tectum» (cubierta vegetal). Al conjunto de cabañas pastoriles se le llama braña; estas pueden ser de teito o no.

Mumián conserva 17 cabañas con prados cercanos, fuente con abrevaderos y olleras, estas son construcciones hechas cerca de una fuente o arroyo, que se utilizaban por los pastores para conservar la leche gracias a la temperatura baja del agua, la leche se almacenaba dentro de vasijas de barro, que a su vez se introducía en las olleras.

Nos tumbamos en un prado, desayunamos con el pan dulce comprado en la tahona de Pola de Somiedo (mira que esta bueno este pan),  y disfrutamos de las vistas preciosas que hay, se puede contemplar todo el valle de lago,  me imagino por un momento la vida de esos pastores que se pasaban las temporadas aquí arriba, algunos seguro que desearíamos quedarnos por aquí.

Relájate, toma el tiempo necesario, abre bien los ojos y disfruta, que de eso se trata y como escuche por ahí, busca la belleza que es realmente lo único que merece la pena.

1 comment

Jose 14 marzo, 2018 - 3:38 pm

Precioso el lugar y las fotos.

Reply

Leave a Comment

error: Content is protected !!