FRAGA DEL RIO EUME

19 junio, 2017

Comenzamos nuestra ruta en Puentedeume el municipio que está en la desembocadura río eume y muy próximo a la entrada del parque natural.

Aparcamos cerca del Torreón de los Andrade, junto al río eume, dimos un paseo por el casco antiguo e hicimos algunas compras, hay algunas panaderías artesanales en su calle principal, es evidente que por aquí pasa el camino de Santiago, ya que el tránsito de peregrinos es constante.

El Parque  de la Fraga del Río Eume tiene establecidos cuatro puertas de acceso, sin comunicación entre ellas. El más visitado es el que fija como destino el monasterio de Caaveiro. Nosotros buscamos alguna entrada por pistas para poder aparcar cerca y no tener que tomar el bus que te lleva hasta un poco antes de llegar al monasterio, siempre pensando en que nuestro peluche disfrute igual que nosotros, esto nos hace caminar más pero compensa, en un punto concreto, por la pista forestal, ya no era  posible continuar  busque un lugar para aparcar y empezamos a nuestra ruta hasta el monasterio.

 

Las sensación que se tiene es de muchísimo verde y mucha belleza. Entre sus especies vegetales hay cientos de robles, chopos, fresnos, helechos (más de 20 especies) o líquenes. La vegetación en tan amplia que en muchas partes no llega la luz de lo frondoso que es el bosque. Todo ese verde se entremezcla con ríos, fuentes y cascadas preciosas.

No es necesario caminar por ningún sendero para llegar al puente de A Figueira, que es el que está más cercano al monasterio, siguiendo la carretera, que es preciosa se llega hasta él.

Como era un día de semana no nos cruzamos con casi nadie, pudiendo disfrutar mucho más del entorno, del río, sus rincones, rodeado de un bosque infinito, el monasteiro tiene más de 10 siglos de historia y desde él podrás disfrutar de vistas espectaculares de las Fragas do Eume. Está semiescondido entre el bosque, una vez que la carretera finaliza solo tendrás que cruzar un puente y tomar un camino de pizarra, esta vez estaba mojado por la lluvia fina que caía el cual hizo la baja bastante resbaladiza. La entrada es gratuita y hay visitas guiadas cada 45 minutos.

La sensación que se tiene al final es de haber paseado por un bosque mágico de los que cada vez quedan menos.

relájate, toma el tiempo necesario, abre bien los ojos y disfruta, que de eso se trata y como escuche por ahí, busca la belleza que es realmente lo único que merece la pena.

 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!